Desarrollar la inteligencia gráfica para aportar claridad a un mundo complejo

¿QUÉ?

La enseñanza del dibujo a mano alzada como herramienta práctica para estimular las capacidades de reflexión, comunicación y síntesis en el mundo de la construcción y la arquitectura. Esta formación está dirigida en particular a ingenieros y arquitectos, para su aplicación directa en las fases de diseño y construcción.

El enfoque específico de la formación propuesta se ha desarrollado y probado a lo largo de varios años de práctica arquitectónica en equipos multidisciplinarios, y se ha combinado con la enseñanza universitaria y la investigación científica.

¿POR QUÉ?

El proyecto arquitectónico responde a intereses complejos (a la vez estéticos, constructivos, funcionales y económicos) que a menudo aparecen como contrapuestos. Parece esencial forjar vínculos entre los diferentes campos del conocimiento integrados en el mundo actual de la construcción, con el objetivo de unir la productividad y la innovación y hacer que las empresas sean más eficientes.

Más allá de los medios tecnológicos como las computadoras y la llegada del BIM, el dibujo a mano es un proceso eficiente para lograr esta síntesis, sin medios complejos y en todas las etapas del proyecto. Basta con un lápiz y una inteligencia gráfica y comunicativa para desbloquear situaciones urgentes en obra, reducir la carga de trabajo o comunicar mejor una idea, sin multiplicar las horas de trabajo y los medios necesarios. El dibujo a mano se considera, por lo tanto, una herramienta simple que permite una traducción más directa de las ideas. Reúne nuestras capacidades lógicas e intuitivas y es un instrumento privilegiado para fomentar la creatividad.

El método propuesto difiere del dibujo considerado como un medio puramente estético. Además, a diferencia del dibujo académico de las Bellas Artes que requiere grandes fases de aprendizaje, este método puede ser aprendido rápidamente y permite una operatividad inmediata.

¿PARA QUÉ?

Los objetivos de la formación son:

  • Adoptar una práctica diaria de reflexión y concepción a través del dibujo.
  • Desarrollar intuiciones constructivas.
  • Adquirir el sentido de la escala y la proporción.
  • Aprender a sintetizar y a comunicar a través del dibujo a mano alzada.
  • Establecer una metodología operativa de expresión gráfica.